Seis alimentos que no hay que guardar en envases plásticos

Es cierto que no hay falta más cómodo para transportar comida que los recipientes plásticos. Pero lo que está diseñado para suministrar la vida puede transformarse en una trampa mortal.

Estas son las seis comidas que se estropean en el tupper.

Huevo crudo

El huevo crudo y sus derivados, como pueden ser la mayonesa o una tortilla babé, son especialmente delicados por el peligro de contaminación de bacterias como la salmonelosis o Ecoli. Por este motivo, no se recomienda transportarlo en un tupper, a no ser que nos aseguraremos muy proporcionadamente (mediante un envase térmico o hielo) de que no se pierde la cautiverio del frío.

Carne procesada

Hay que tener peculiar cuidado con las carnes procesadas que han estado manipuladas previamente, como por ejemplo la carne picada o los filetes rebozados. Al prevenirse en el tupper (y más aún, al transportarlo) tienden a disminuir sus propiedades, estropearse más fácilmente y perder su textura.

Guisos

Los platos que se consumen a entrada temperatura son compatibles con el tupper de plástico siempre y cuando se los deje templar muy proporcionadamente ayer de guardarlos. Si se respeta esa desnivel de temperatura, el contacto con el plástico no generará vapor y se conservará mejor su textura. Encima, reduciremos el peligro de desprendimiento de aditivos del plástico.

Calostro y derivados lácteos

Ya sea en transparente (como el café con goma) o en salsa (unos espaguetis con crema), el tupper favorece a los cambios de temperatura lo que podría cortar el lactífero y provocar malestares estomacales.

Ensaladas ya condimentadas

Las hojas verdes y brotes que constituyen nuestras ensaladas no son amigas de los tuppers de plástico, especialmente cuando están condimentadas y fuera de la congelador ya que pierden lo más importante: su textura crujiente.

Café o té

El peculiar recipiente con rosca para retener el café de la mañana y salir corriendo es el “tupper para bebidas” y, al igual que ocurre con los guisos, es mejor llenarlo cuando el transparente no está demasiado caliente, así nos aseguramos de que no haya contaminación del plástico a la bebida.