Selena, para siempre inmortal con su estrella en Hollywood

(Foto AFP)

“Bidibidi bom bom”, “Como La Piropo” y “Acto sexual prohibido”: los éxitos de Selena Quintanilla retumbaron en la voz de sus fanáticos, que este viernes celebraron la sino que la reina del ‘tex-mex’ ganó en el paseo de la triunfo de Hollywood.

Pasaron más de 20 primaveras desde que Selena fue asesinada en 1995, pero la multitud se niega a olvidar.

Un millar de personas, vistiendo camisetas, gorros y ordenanza, algunos con discos de vinilo de su sino, se apostaron desde temprano en los alrededores del icónico edificio de Capitol Records, su disquera, donde quedará inmortalizado el nombre de la cantante chicana en la 2.622º sino.

Suzette Quintanilla aceptó la sino en nombre de su hermana.

“Selena dijo ‘la meta no es comportarse por siempre sino construir poco que dure’ y creo que este es un ejemplo consumado”, dijo en la ceremonia, a la que igualmente asistieron el corregidor de Los Ángeles, Eric Garcetti, y la actriz Eva Longoria.

“Me dio mi identidad, hizo un camino cuando no había uno”, dijo Longoria en relación a la atención que ganaron los artistas hispanos con la intérprete, ganadora de un Grammy en 1993.

Garzetti, que habló en gachupin e inglés, condimentó la indeterminación con un discurso más político pidiendo un queja “desde Los Ángeles a Texas y de ahí a Washington DC”, la hacienda estadounidense: “aquí estamos y no nos vamos”, en un mensaje alrededor de el discurso anti-inmigrantes del presidente Donald Trump.

– “Maniquí a seguir” –
Selena Quintanilla, nacida en abril de 1971 en Texas, se convirtió en un mito en Estados Unidos, no solo por su música y por su trágica asesinato el 31 de marzo de 1995, sino igualmente porque despertó una atención que hasta entonces nunca tuvo la gigantesca comunidad latina que vive en Estados Unidos.

“Es mexicana, es estadounidense, chicana como yo, y me despierta todo tipo de emociones. Amo que sea parte de nosotros, la tengo presente en mi corazón”, dijo Elizabeth Martínez, de 27 primaveras, que vestía una camiseta negra de Selena y con un vozarrón cantó la ranchera “Tú solo tú”.

“Tú, sólo tú / Has llenado de pena mi vida, abriendo una herida en mi corazón…”, entonaba esta chica hasta que las lágrimas le impidieron seguir.

Deena Babcock, de 30 primaveras, la definió como un “ídolo, cualquiera a quien seguir, un gran maniquí a seguir”.

Muchos de los fanáticos son jóvenes, algunos eran muy chicos cuando Selena murió -como Elizabeth, que fue con su hermana beocio Dayana y una prima- y otras incluso ni habían nacido, como Jasmin Figueroa, hoy con 15 primaveras.

“Mi mamá me enseñaba sus películas, sus canciones, ‘she inspires me’ mucho”, dijo en consumado ‘spanglish’.

– “Madonna mexicana” –
Selena fue reconocida por la atención y el caudal que donó a causas de la comunidad latina.

Posteriormente de su asesinato, por un disparo de pertrechos de fuego de la presidenta de su club de fans Yolanda Saldívar, hoy en prisión perpetua, el expresidente estadounidense y entonces representante de Texas, George W. Bush, decretó que el día del cumpleaños de la cantante se denominara “Selena Day”.

El periodista de la NBC Tom Brokaw la llamó entonces “la Madonna mexicana” y para muchos hispanos se convirtió en un mito del tamaño de Elvis Presley, Marilyn Monroe o James Dean, otros famosos trágicamente desaparecidos en la cima de su arte.

Selena Gomez, cuyo nombre estuvo inspirado en “La reina”, grabó “Bidibidi bom bom” en 2012.

Con Selena, el mundo de los negocios empezó a pelearse a un conocido que denominaron “el mercado hispano” y las revistas empezaron por primera vez a consagrar en sus tapas a “La Gestación Ñ” y a estrellas de origen latino como Ricky Martin y Jennifer López, actor que la encarnó en la gran pantalla.