Semarnat pide a gobiernos usar cascajo de sismos para reconstruir banquetas y caminos

Para la disposición final del cascajo de los edificios dañados por el sacudida de 7.1 de magnitud del 19 de septiembre pasado, los gobiernos del estado de Puebla, Morelos, Estado de México y la hacienda del país cuentan con 54 sitios autorizados por la Secretaría del Medio Hábitat y Medios Naturales (Semarnat), informó esta dependencia.

De estos, nueve están en Morelos, 14 en Puebla y 30 en el estado de México. Sin retención, 21 de los últimos estarán a disposición de los escombros de la Ciudad de México.

Adicionalmente exhortó a los gobiernos locales a beneficiarse estos residuos principalmente para la reconstrucción de banquetas y caminos en las zonas afectadas.

Ayer, las secretarías del Medio Hábitat y la Secretaría de Mejora Rural, Territorial y Urbano (Sedatu), con los cuatro gobiernos locales afectados por el sacudida, firmaron un convenio de colaboración para evitar que la disposición final del cascajo genere impactos negativos en la lozanía y en la población.

Rafael Pacciano Alamán, refirió que la Semarnat – dependencia que encabeza— apoyará a los gobiernos estatales con la definición de los sitios de disposición y con alternativas de reciclaje de los escombros, pues éstos no podrán depositarse en barrancas, áreas naturales protegidas (ANP), humedales ni en zonas de inundación con el fin de evitar la obstrucción del flujo del agua y posibles deslaves o deterioro.

A diferencia del sacudida de 1985, la Unión cuenta con una Ley Universal para la Prevención y Papeleo Integral de los Residuos que establece que los residuos de construcción y demolición son catalogados como de manejo singular y que su adecuado manejo es responsabilidad de las entidades federativas.