Sismo causa 61 muertos en el sur del país; Oaxaca y Chiapas

El sacudida de magnitud 8.2 que se registró la perplejidad de este jueves 7 de septiembre en México ha dejado una saldo de al menos 61 muertos, de acuerdo con el cómputo más fresco hexaedro a conocer por las autoridades.

De expedición por Oaxaca, uno de los estados más afectados por el sacudida, el presidente Enrique Peña Nieto informó que el temblor ocasionó la asesinato de 45 personas en esa entidad, 12 en Chiapas y cuatro más en Tabasco.

En Juchitán “hay casas colapsadas con masa al interior de las mismas”, dijo Luis Felipe, coordinador genérico de protección civil federal, en entrevista con Televisa.

En la CDMX las autoridades reportaron un hundimiento cerca del Aeropuerto Internacional de la ciudad; cuatro edificios dañados; siete bardas derrumbadas; dos transformadores caídos; dos incendios y dos personas lesionadas.

Una con fractura de tobillo por el derrumbe de una cercado y otro por la caída de una mancha.

El simo fue el “anciano registrado en el país en los últimos 100 abriles”, dijo el presidente Enrique Peña Nieto la mañana de este viernes.

El temblor ocurrió a las 23:49 horas con epicentro en la ciudad de Pijijiapan, Chiapas,, a unos 100 km de la costa, a una profundidad de 19 km y provocó una alerta de tsunami para los estados de la porción central y sur de la costa del Pacífico mexicano. Pero ésta fue levantada poco posteriormente.

El director del Centro Doméstico de Prevención de Desastres (Cenapred), Carlos Valdés, informó que luego del sacudida de anoche, se prórroga una réplica de 7.2 grados que podría sentirse en la Ciudad de México.

Hasta las 10:15 horas de este viernes se tenían contabilizadas 266 réplicas, de las cuales 13 fueron de magnitud anciano a 5.0.

El funcionario recomendó a la población revisar las instalaciones eléctricas, de gas y agua en los hogares y oficinas, y estar preparada en presencia de los posibles eventos sísmicos que podrían registrarse en las próximas horas.

Peña cita zonas afectadas por el sacudida

La tarde de este viernes 8 de septiembre, el presidente Enrique Peña Nieto viajó a Juchitán, en Oaxaca, donde señaló que la prioridad es restablecer el abasto de agua y alimentos, así como las atención médica de las personas afectadas por el sacudida.

Luego de aterrizar en la colchoneta marcial de Ixtepec, en la región del Istmo de Tehuantepec, el mandatario se trasladó por carretera hasta Juchitán para realizar un repaso por las calles del centro y las zonas más afectadas po el temblor.

El mandatari estuvo acompañada por los secretarios de Gobierno, Miguel Serafín Osorio Chong, y de la Defensa Doméstico, Salvador Cienfuegos, encima del dirigente del estado, Alejandro Murat.