Snapchat planea volver a sus códigos indescifrables para evitar copia de Instagram

Snapchat logró marcar un hito en la historia de las redes sociales al revolucionarlas con novedosas características como los filtros en vídeos, o los contenidos multimedia efímeros que sólo duran 24 horas antiguamente de desaparecer por completo. Sin secuestro no tardó mucho hasta que la gran idea fuera copiada por una compañía más espacioso, Instagram, por lo que Snapchat planea hacer poco al respecto.
Si correctamente Spiegel, CEO de Snap Inc (propietaria de Snapchat) dijo, durante una conferencia en mayo, que “si uno tiene una compañía creativa tienes que disfrutar y aceptar el hecho de que la muchedumbre copie tus productos”; lo cierto es que el nuevo emprendedor quiere poner un stop a la imitación desmedida de parte de sus competidores. O mejor dicho de su principal competidor: el superhombre de Mountain View.
Snap Inc contrató al equipo de la startup suiza Strong.Codes, una compañía especializada en hacer herramientas para retornar los códigos de software ilegibles.
La empresa liderada por Evan Spiegel empleó, a aparición de año, a Laurent Balmelli, un ingeniero de Strong.Codes y luego absorbió al resto del equipo que sigue trabajando desde Suiza.
Por otra parte, Snap sigue buscando especialistas en seguridad informática, lo que indica su interés en gestar códigos cada vez más fuertes y difíciles de imitar.
La empresa suiza especializada en desarrollar sistemas que ocultan el código fuente emplea ingeniería inversa. Así se denomina el proceso mediante el cual se analiza los componentes de un sistema para descubrir los principios detrás de ese mecanismo.
Este tipo de disección es muy habitual en el mundo informático ya sea para gestar nuevos productos o hacer modificaciones a programas ya elaborados.
Todavía se puede consumir para copiar otros programas, de ahí que sea fundamental hacer ilegible el código para evitar las copias.
Artículo mencionadoEspaña convoca a embajador venezolano para exigirle un gran acuerdo franquista
Artículo posteriorEEUU: Los activos de El Aissami ascienden a cientos de millones de dólares