Taylor Swift gana juicio contra locutor por agresión sexual

Un cuerpo en Denver (EU) consideró probado que Taylor Swift fue víctima de un manoseo en 2013 por parte del comentarista David Mueller, que deberá abonar la compensación simbólica de un dólar que le pedía la famosa cantante de pop.

El cuerpo además determinó que la hermana de Swift, Andrea, y uno de sus representantes, Frank Bell, los dos demandados por Mueller, estaban en su derecho de reportar la asalto a la emisora en la que trabajaba el comentarista (KYGO-FM) y de la que fue despedido.

La semana pasada, el enjuiciador William Martínez, instructor del caso, desestimó la demanda interpuesta por Mueller por ese mismo motivo contra Swift, a la que pedía tres millones de dólares de indemnización.

En un comunicado, Swift dio las gracias al enjuiciador, al cuerpo y a su equipo de abogados, así como a “cualquiera que se sienta silenciado por una asalto sexual”.

La hado reconoció su situación de “privilegio” en la sociedad y dijo que ahora retraso ayudar a “aquellas personas cuyas voces además deben oirse” por lo que en el futuro próximo hará donaciones a organizaciones que trabajan en la defensa de víctimas de agresiones sexuales.

El sumario que enfrentaba a Swift y Mueller duró una semana en la haber de Colorado bajo una gran futuro mediática.

Mueller, de 55 primaveras y que la acusaba de haberlo señalado falsamente de manosearla, fue el primero en interponer la demanda en 2015, a lo que la cantante respondió con una contrademanda.

Taylor Swift, de 27 primaveras, acusó a Mueller de haberle manoseado el trasero en una sesión de fotos previa a un concierto en Denver en 2013, poco que el comentarista negaba pero que el cuerpo consideró probado.

Durante su refrendo, el pasado jueves, Swift dijo que Mueller le agarró prolongadamente el trasero.

“Fue -describió Swift- definitivamente un manoseo, un manoseo muy extenso. Fue intencional, se quedó aferrado a mi trasero. Noté como me agarraba el trasero por debajo de la falda”.

La cantante solo pedía una compensación de un dólar porque lo que efectivamente pretendía, explicó, era que el pelea sirviera “de ejemplo a otras mujeres”.