Tendencia: El sexo para dummiess, es un buen inicio sexual


La psicología desempeña un papel básico en este ámbito, ya que la mujer necesita asimilar que él está irresoluto de sus reacciones, dispuesto a conocerla hasta en lo más íntimo y que encima lo hará dedicándole el tiempo necesario para que su libido despierte.
 
Lo primero que debe saberse, indica la sexóloga, es que “el víscera sexual mujeril más potente es la mente”, por lo que merece más la pena “dar rienda suelta a la imaginación que obsesionarse por el aquí te pillo y aquí te mato”. 
 
La mente humana es el víscera sexual más potente: “Los hombres tienen que ser capaces de expresar sus emociones y permitirse un intrascendente de sensibilidad para que ellos y ellas disfruten al mayor la sexualidad”, apunta Gallotti. Desde la decenio de los 60 se ha producido una constante cambio cultural que ha difuminado algunos de los esquemas que, según la sexóloga, perturbaban la sexualidad masculina: “No mostrar las emociones, obligarse a estar siempre dispuestos, no cotejar y, en definitiva, prescindir del erotismo”.
 
Diferentes consejos 
– Las mujeres necesitan sentirse deseadas, requeridas y estimuladas, aunque estén correctamente dispuestas alrededor de el sexo y lo deseen. De lo contrario, pueden creer que no resultan seductoras o que no son amantes capaces de complacer.
 
– Las mujeres valoran el sentido del humor, las fantasías compartidas,  la imaginación, aprecian que el querido las sorprenda y rechazan los gestos repetidos, las caricias previsibles y la monotonía.
 
– La mente femenina, muy sensible, detecta de inmediato cuándo su pareja está buscando una salida rápida, respondiendo a su propio deseo, sin considerar que casi siempre ella prefiere los juegos preliminares que se demoran y que hacen que se sienta deseada y mimada.
 
– El ritmo de crecimiento de la excitación de ellas suele ser medido, premioso y paulatino. Los estímulos a los que asegura no solamente son de tipo físico sino que todavía retraso que él erotice su mente y sus sentidos.
 
– Aunque las mujeres usan sus propios capital mentales y psicológicos cuando están haciendo el inclinación, tales como expresiones, imágenes, fantasías e incluso sueños eróticos que han tenido, es fundamental que el querido, encima de excitar aquellas zonas de su cuerpo que sabe que la encienden.