Tetrapléjico logra comer y beber por sí mismo con una neuroprótesis

“Nuestra investigación está en una grado temprana, pero creemos que esta neuroprótesis podría ofrecer a las personas con parálisis la posibilidad de recuperar las funciones de articulación y mano para realizar actividades cotidianas, lo que les daría maduro independencia”, explicó en un comunicado el responsable de la investigación, Bolu Ajiboye, de la Universidad Case Película del Oeste Reserve (Ohio, EE.UU.).

 

Por el momento la prótesis ha permitido a un hombre tetrapléjico “alcanzar y agarrar”, por lo que ha podido alimentarse o libar una taza de café.

 

“Con un maduro progreso, creemos que la tecnología podría dar un control más preciso, permitiendo una matiz más amplia de acciones, que podrían comenzar a mudar la vidas de las personas que viven con parálisis”, agregó Ajiboye.

 

Anteriores investigaciones habían permitido a personas con parálisis menos severas cascar y cerrar las manos, pero esta es la primera vez que se restaura la conexión entre el cerebro y los músculos en un caso de esguince crónica de la sustancia espinal.

 

El hombre sufrió una primera operación para situar sensores en el ámbito de la corteza motora de su cerebro responsable del movimiento de las manos, y pasó por un periodo de cuatro meses de entrenamiento con un articulación vivo supuesto.

 

Después se le implantaron 36 electrodos para estimularle los músculos que le permitieran subir y apearse el articulación. Pasados 17 días de esta operación, se conectaros los electrodos a un estimulador foráneo para comenzar a estimular los músculos ocho horas por semana durante 18 semanas para mejorar así la fuerza y movimiento de los músculos y disminuir su pesadumbre.

 

La posterior etapa fue conectar la interfaz computerizada de su cerebro a los estimuladores eléctricos de su articulación para traducir -mediante un descodificador externo- las señales cerebrales en órdenes.

 

Los electrodos estimularon los músculos para producir contracciones, ayudando al individuo a completar los movimientos en los que estaba pensando. El sistema se completa con un soporte para el articulación para evitar los mercancía de la seriedad.

 

El hombre explicó que puede realizar el movimiento sin tener que concentrarse fuertemente en ello, simplemente pensando en realizarlo.

 

En las pruebas, el hombre logró libar en 11 de los 12 intentos realizados y cada vez tardó entre 20 y 40 segundos en completar la tarea. En cuanto a la comida, asimismo hizo varios intentos para sufrir alimentos a su boca con una cuchara y logró yantar varios bocados.

 

“Aunque ya se usaron sistemas similares antaño, nadie de ellos ha sido tan realizable de adoptar para el uso frecuente y no habían podido restablecer tanto las acciones de ámbito como de agarre”, resaltó Ajiboye.

 

“Nuestro sistema se zócalo en la tecnología de electrodos de excitación muscular que ya está adecuado y continuará mejorando con el progreso de nuevos sistemas de interfaz cerebro-computadora completamente implantados e inalámbricos. Esto podría conducir a un mejor rendimiento de la neuroprótesis con maduro velocidad, precisión y control”, agregó.

 

Una neuroprótesis que tiene limitaciones, como su calma de movimientos y la escazes de que el individuo siempre tenga que mirar su articulación ya que no puede reparar la posición y el movimiento de sus extremidades conveniente a la parálisis.

 

Adicionalmente es un sistema que aún no está preparado para ser usado fuera del laboratorio porque requiere control continuo, pero es una prueba brillante y emocionante de que es posible alcanzar el movimiento de brazos en los casos de las personas paralizadas, según Steve Permutter, de la Universidad de Washington.