Tom Hardy sin tabúes | infominuto.com

Tom Hardy sin tabúes

El actor protagoniza Taboo, su primer trabajo al frente y detrás de cámaras que alcahuetería sobre un hombre que regresa a requerir una herencia acostumbrado

por Agencias

California, EU.- Conocido por dar vida a Tommy Riordan en Warrior; al oponente Bane en Batman: El abnegado de la perplejidad asciende, y a Max Rockatansky, protagonista de Mad Max: Furia en el camino, Tom Hardy sigue mostrando su cara de hombre rudo, pero ahora en la televisión.

El actor crea, produce y protagoniza la serie Taboo, esquema que ha significado una de sus mayores satisfacciones y retos.

“Es, por decirlo, una extensión de todos mis personajes. Me ayudó que no pudiera hacerlo hace nueve abriles, quise producir y ser testificador de la proceso de la historia y los personajes. Me gustó estar ayer, durante la producción y al frente y detrás de cámaras. Es poco que quisiera repetir otra vez.

“Es completamente diferente a lo que he hecho ayer, me siento personalmente responsable, porque invité a mucha muchedumbre a trabajar conmigo, no puedo cometer un error. No quiero decidir”, dijo el actor durante el pasado Television Critics Association, que se llevó a sitio en Pasadena.

Estética por la televisión

Si admisiblemente, la televisión no es un medio extraño para Hardy, quien desde 2005 ha participado en producciones como Colditz (2005), Cape Wrath (2007), Oliver Twist (2007), Cumbres Borrascosas (2009), The Take (2009) y escasamente en 2014 Peaky Blinders, ésta es la primera vez que se involucra tanto.

“Me encanta la televisión. Amo todos los medios para contar una historia. No tengo preferencias de tipo. Sólo amo trabajar. Me fascina la mitología que hay detrás de ésta en particular. Se alcahuetería de encontrar un personaje vivo que todavía pueda ser colocado en un mundo de imaginación, éste hombre es una metáfora.

“Esto fue complicado, fue más duro de lo que pensé que sería, si no te retas, qué caso tiene estar en este trabajo. Aquí hubo muchos y por distintas razones; si no te retan en un día, quizá es un día hacedero”, dijo con una media sonrisa.

Sobre Taboo

Taboo narra la historia de James Keziah Delaney (Hardy), quien en 1814, luego de suceder una decenio en los confines de la Tierra, regresa a Londres para requerir la herencia de lo que queda del imperio naval de su padre.

Transmitido por muerto hace tiempo, James deberá recobrar su propia vida y enfrentarse a la poderosa East India Company. Acorralado por la conspiración y la traición, un impreciso enigma acostumbrado será develado.

“Esta historia no es sobre venganza. Se alcahuetería en verdad de muchos conflictos con el padre, la presión de la sociedad y su desencanto por muchas cosas, no sólo el padre.

“James Keziah Delaney (el protagonista de Taboo) es un hombre complicado que tiene partes iguales de luz y sombras. Es capaz de mucha oscuridad, pero todavía tiene nobles cualidades que como personaje lo hicieron único”, añadió el todavía actor de El renacido.

Taboo es una producción para la condena FX en Estados Unidos de Ridley Scott, quien luego del éxito que tuvo con The Good Wife presenta este esquema en el que todavía el padre de Hardy funge como productor ejecutante.

Esta producción se estrenó en México el domingo a las 19:30 horas por Fox 1, es un thriller de época que conjuga historia, drama e intriga en el que por otra parte de Hardy, participan Jonathan Pryce, Oona Chaplin, Michael Kelly y David Hayman.

“Fue una gran experiencia y me pasó a mí. Es poco que puedes ver y reflexionar como cómico y darte cuenta que es poco por demás extremo que estará en la pantalla. Es por ello que muchedumbre se especializa en determinados tipos de trabajo. Disfruto entrenar para descubrir más en mí como actor. Todo es lo mismo para mí: todo debe ser interesante”, agregó.

Con mucho trabajo

Adicionalmente de sus proyectos para la televisión, su trabajo en el cine continúa. Hasta el momento tiene confirmados cinco trabajos entre los que destacan Triple Frontier, Fonzo, Dunkerque y Star Wars: Episode VIII-Los últimos Jedi y, por supuesto, la segunda parte de la trilogía propuesta por George Miller, Mad Max: The Wasteland (título tentativo).

“Firmé para tres películas. La pregunta es cuándo. No sé si el título sea definitivo, pero hay un esquema de Mad Max irresoluto. Me gusta trabajar con George y su mitología tan profunda. Es un paquete completo estar con él. No tengo longevo idea de qué irá esta historia”, concluyó.