Trump busca reformar el control aéreo en EU

Donald Trump dio impulso este lunes a su tesina de renovar las infraestructuras al presentar un plan de privatización del sistema de control delicado en Estados Unidos, en una semana de detención aventura para su presidencia.

La Casa Blanca igualmente anunció otras reuniones dedicadas al mismo asunto para esta semana, que de todos modos puede terminar dominada por la audiencia del jueves en el Congreso del exdirector del FBI, James Comey, sobre las posibles interferencias rusas en la última sufragio presidencial.

La primera iniciativa del gobierno consiste en reparar el sistema de regulación aérea del país y otorgar a un nuevo organismo privado sin fines de provecho la responsabilidad de avalar el tráfico delicado en Estados Unidos.

Actualmente la Agencia Federal de Aviación (FAA) se encarga de esta tarea.

Trump aseguró durante un discurso en la Casa Blanca que Estados Unidos ingresará “en una nueva era del sector delicado”, por otra parte de subrayar que “ya es tiempo de comportarse”.

“Durante demasiado tiempo nuestro país ha tolerado retrasos inaceptables en los aeropuertos, largos tiempos de dilación en las pistas y la sosiego del comercio”, agregó.

Suprimir ese sistema en el que la FAA es árbitro y parte a la vez permitirá, según la Casa Blanca, modernizar el control delicado, “achicar los retrasos” de los vuelos, “realizar ahorros de combustibles” y mejorar la seguridad.

Si la reforma es aprobada por el Congreso, unos 30 mil controladores estadounidenses serán reubicados en el seno de la nueva entidad, que será exclusivamente financiada por contribuciones de compañías aéreas.

El sindicato de controladores aéreos, la National Air Traffic Controllers Association, aseguró que comparte la voluntad de “modernizar” el sistema, pero dijo que quiere esperar a conocer los detalles de la propuesta antiguamente de darle su aprobación.