Un invento español revolucionará la lucha contra el zika y otros virus

El novedoso método, cuidado por un rama de cinco científicos españoles, está llamado a revolucionar la lucha contra diferentes virus trasmitidos por mosquitos, como el zika, el dengue o la chikunguña. (Cortesía)

Un novedoso método cuidado por un rama de cinco científicos españoles, está llamado a revolucionar la lucha contra diferentes virus trasmitidos por mosquitos, como el zika, el dengue o la chikunguña.

Se prostitución de una máquina desarrollada en Valencia (este de España) capaz de separar de forma cibernética, con ayuda de un láser, a las pupas de mosquitos machos de las hembras, un proceso esencia para achicar la población de insectos con tecnología nuclear.

La pupa es el estado por el que pasan algunos insectos durante la transformación de gusano a adulto.

La indicación “técnica del insecto desinfectado” (TIE) consiste en higienizar con radiación ionizada a los mosquitos machos. Solo las hembras pican a los humanos y trasmiten enfermedades.

Los machos esterilizados son descocado en zonas de peligro para que se apareen con las hembras, que así dejan de reproducirse, causando una reducción de la población de mosquitos peligrosos.

Una de las principales dificultades de esta técnica es la separación de sexos, un complicado y costoso proceso, que se realiza ahora de forma manual, con el uso masivo de agua y con un porcentaje de error que asciende hasta a un 6 %, según datos del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

Pero la nueva tecnología, desarrollada por un equipo de científicos de la empresa pública española Tragsa, consigue eliminar con absoluta precisión y en poco tiempo a los mosquitos hembras, cuyo tamaño es decano que el de los machos.

El biólogo Carles Tur es uno de los responsable de este método, que está a punto de ser completado para su comercialización.

“Esperamos poder conseguir con nuestra máquina un millón de mosquitos machos por día“, explica a Efe el estudiado de Tragsa (Empresa de Transformación Agraria, S.A).

“En China, el país que más masa emplea para separar mosquitos por su sexo, consiguen reunir unos cinco millones de machos por semana. Vamos muy perfectamente con nuestra maquina”, asegura Tur.

Según el OIEA, para poder combatir con la TIE enfermedades como el zika se necesitan decenas de millones de mosquitos esterilizados.

El nuevo método de selección de sexos consiste en colocar a los insectos sobre un platillo transparente que excursión como un tocadiscos.

Una cámara de vídeo registra en cuestión de milisegundos el tamaño de cada uno de los insectos y envía la información a un láser, que acto seguido dispara contra las pupas más grandes, dejando al final solo a los machos.

“De esta forma, logramos una separación muy precisa, sin tener que apelar a empleados y sin errores posibles”, cuenta Nacho Plá, otro de los responsables de la nueva máquina.

Buscamos poco matemático, que fuera en serie, que trabajara con estadísticas y que para todos los usuarios fuera lo mismo y garantizara un buen resultado”, resume el ingeniero agrónomo.

Este esquema se ha desarrollado bajo los auspicios del OIEA, uno de los principales impulsores de la técnica del insecto desinfectado, que ya se aplica en 40 países, no solo contra mosquitos sino incluso contra otros insectos como la mosca de la fruta o la mosca tse tse.

Si perfectamente el uso de esta técnica ya funciona con gran éxito desde hace décadas contra la mosca de la fruta, su aplicación en contra del mosquito que trasmite el zika es más fresco.

La oleada de este virus causó en 2015 y 2016 pánico en América Latina, sobre todo en Brasil y Colombia, por la trasmisión de diversas enfermedades a los fetos.

Con la ayuda del OIEA, Brasil está aplicando la TIE pero necesita decenas de especialistas para separar los mosquitos machos de las hembras, lo que encarece mucho el proceso.

El hacedor crematístico y la precisión a la hora de separar las pupas por sexos es lo que destaca incluso Aldo Malavasi, director caudillo adjunto del OIEA para asuntos científicos.

“La separación es la parte crítica de este proceso. Lo que hacen en Valencia (donde se desarrolló el invento) con el láser es grande, es precioso”, asegura el habituado brasileño en declaraciones a Efe.

“Necesitamos un proceso más eficaz, ya que la separación de mosquitos constituye entre un 20 y 30 % del compra total del TIE”, destaca Malavasi, quien estima que la máquina de Tragsa estará habitable “internamente de un año”.

El precio estimado de este equipo estará “por debajo del millón de dólares“, asegura el director adjunto del OIEA.

Así, los países que lo necesiten podrán adquirirlo directamente o el OIEA los repartirá en el situación de su software de cooperación técnica con Estados con pocos capital.