Un nepalí de 85 años quiere reconquistar el Everest

Despojado de su récord mundial como el andinista más anciano en conquistar el Everest, un nepalí de 85 abriles pretende este año retornar a subir el techo del mundo para recuperar su título.

Un certificado del compendio de los récords Guinness cuelga con orgullo en la muro de la casa de Min Bahadur Sherchan, en Katmandú. Y retraso poder añadir otro antaño de que acabe la temporada de montañismo.

“Mi objetivo no es romper el récord de nadie, no es una competición personal entre individuos. Solamente deseo estampar mi propia correr”, aseguró el adulto maduro en entrevista a la AFP.

Este nepalí, soldado Gurkha del ejército inglés en su pubescencia, se embarca en lo que parece una pelea de cota con otro octogenario, el japonés Yuichiro Miura.

Los dos montañeros alcanzaron cada uno por su flanco la cima del Everest en 2008, pero el récord del mundo fue otorgado a Sherchan, entonces con 76 abriles, uno más que su contrincante.

Pero en 2013, el japonés obtuvo su revancha. Con 80 abriles, Yuichiro Miura escaló hasta la cumbre del monte de ocho mil 848 metros de cota y estableció una nuevo marca.

Desde entonces, el yayo nepalí está decidido a reconquistar la cima de la montaña más adhesión del mundo. Aunque su objetivo se vio interrumpido en los últimos abriles.

El año de la ascenso de su oponente japonés, algunos obstáculos administrativos le hicieron perder la temporada del mes de mayo, considerada como la más conveniente para ascender el Everest.

En 2015, cuando ya estaba en camino, un válido terremoto sacudió Nepal, matando a nueve mil personas, 18 de ellas en una avalancha en el campamento colchoneta del Everest. La montaña fue cerrada durante esa temporada.

“Estos obstáculos no me han desmotivado. Estoy decidido a subir”, declaró Sherchan.

“Quiero hacer poco que nadie más haya hecho antaño” 

El sherpa Ang Tsering, principal de la asociación de montañismo de Nepal, no tiene dudas de que la determinación de Sherchan le conducirá al menos a una parte del camino en torno a el Everest.”Está muy decidido y tiene mucha fuerza de voluntad”, dijo este sherpa que trabajó con Shercha cuando alcanzó su récord.

El año pasado, más de 450 personas escalaron hasta la cima del Everest, muchos de ellos con permisos de montaña que fueron expedido por el gobierno tras la revocación de la temporada de montañismo en la primavera de 2015 conveniente al terremoto.

Este año se retraso maduro afluencia al ser la última oportunidad para los alpinistas que fueron expulsados de la montaña por el terremoto para usar sus permisos.

“Mi letrero personal es que quiero hacer poco que nadie más haya hecho antaño”, aseguró Sherchan, quien admitió que siempre tuvo una gran inclinación por la aventura.

Con su postura para ascender hasta la cumbre del Everest este año, el yayo un poco duro de aurícula quiere demostrar que la etapa no es una barrera.

“Escalando el Everest a mi etapa, quiero estimular la confianza de las personas mayores, inspirar a las nuevas generaciones y ser motivo de orgullo para Nepal”, añadió.