Una osa espanta a los turistas en la fortaleza de Drácula en Rumania

Castillo de Drácula en Rumanía
Los vampiros de los Cárpatos ya no dan miedo, pero ahora son los osos los que parecen angustiar a los visitantes que se atreven a acercarse a la fortaleza rumana de Drácula en Poenari (centro), informaron autoridades locales.
Varios turistas que lograron subir los 1.480 peldaños que conducen a esa ciudadela en ruinas revelaron en los últimos días que se encontraron cara a cara con una osa y sus tres crías.
Las autoridades locales, preocupadas, decidieron reunirse de necesidad el viernes para lanzarse la suerte de esas criaturas.
“El empleo del Medio Ámbito nos dio luz verde para que los cuatro osos sean capturados y trasladados, pero ahora tenemos que lanzarse a dónde enviarlos” indicó el prefecto Emilian Dragnea mediante un comunicado.
El paso a la fortaleza, mientras tanto, quedó cerrado.
“Es el error de los turistas que alimentan a los osos” comentó una portavoz de los gendarmes, Catalina Turcea.
El castillo de Poenari fue construido en el siglo XV por el príncipe rumano Vlad Tepes (el Empalador), que inspiró al personaje del conde “Drácula”, la novelística homónima del irlandés Bram Stoker (1897).
El escritor, sin confiscación, situó la bono de su compendio en otro castillo rumano, el de Bran, a unos 150 kilómetros de Poenari.
El jueves, una osa y dos crías fueron capturados tras merodear varias noches por la pueblo turística de Cheia, en los Cárpatos, mientras buscaban alimentos. Próximamente serán trasladados a una reserva natural en el centro del país.
Un oso fue asimismo tumbado el año pasado en la ciudad de Sibiu (centro), lo que provocó muchas protestas.
Rumanía cuenta con unos 6.000 osos pardos, el 60% de la población de esos animales en Europa.
Artículo inicialPrivado de familiaridad estudiante de la UC José Gregorio Briceño
Artículo ulteriorHallan la seta más antigua, que compartió la Tierra con los dinosaurios