Uno de cada seis venezolanos mayor de 60 años sufrirá un ACV

Uno de cada seis venezolanos mayores de 60 abriles sufrirá un siniestro cerebrovascular, a lo liberal de su vida, una estadística que coincide con la media mundial, según el presidente de la Sociedad Venezolana de Neurología, Alfonso Espitia, quien agrega que según estudios recientes, las posibilidades de padecer un episodio de esta naturaleza se incrementan a partir de los 40 abriles de años.

En Venezuela al menos 31 personas mueren a diario a causa de un ACV o ictus, como todavía se le conoce, de acuerdo con las estadísticas del Profesión de Lozanía para 2012, pero a pesar de la suscripción frecuencia de esta situación muchas personas aún no saben qué es y cuáles son sus causas.

El Observatorio de Ictus de España lo define como un conjunto de enfermedades que afectan a los vasos sanguíneos que suministran la linaje al cerebro. Este comunidad de patologías, conocidas popularmente como embolias, se manifiestan súbitamente. El ictus es el equivalente a un infarto de corazón, pero en el cerebro y pueden clasificarse en dos: los hemorrágicos o hemorragias cerebrales, que se producen cuando un vaso sangriento se rompe, y los ictus isquémicos o infartos cerebrales, cuando una arteria se obstruye por la presencia de un trombo o coágulo de linaje.

El organismo menciona que cuando se sufre un ictus, el daño cerebral puede ser irreparable y dejar secuelas, que afectan en la calidad de vida de los pacientes.  La plataforma multidisciplinaria europea recalca que a posteriori de un ictus o ACV, sólo un tercio de los afectados se recupera totalmente; otro tercio queda con secuelas y otro tercio fallece. Adicionalmente, agrega que uno de cada cuatro pacientes que sufren un ictus muere durante los 30 días siguientes.

Frente a este panorama, compartir información entre los especialistas sobre el tema; felicitar a la población información certera sobre este padecimiento y dar a conocer las medidas necesarias para prevenirlo, así como impulsar el diagnosis rápido, consideera Alfonso Espitia.

Para alertar a la población sobre el ictus, la Sociedad Venezolana de Neurología, capítulo Zulia, y Bayer, en compañía de otros aliados, unen sus voces con la realización de una actividad formativa y el despistaje de algunos factores de peligro asociados a estas patologías. En el Sambil de Maracaibo a partir de las 9:00 am.

Bayer como empresa abocada a la innovación, invierte grandes esfuerzos en investigación y expansión de moléculas para seguir aportando soluciones en el radio terapéutica cardiovascular, muy específicamente en antitrombóticos y anticoagulación, con la finalidad de ser un contribuyente de valencia tanto en la prevención como en el tratamiento de las patologías tromboembólicas.

Lo más importante: conocer para avisar

Para Espitia, los ictus se pueden avisar  siempre y cuando la ciudadanía conozca los  riesgos asociados a un ACV. Algunos de los factores de peligro, como la años, historial familiares, sexo y raza, no se pueden modificar; pero  hay otros factores que sí son corregibles, como el tabaquismo, el consumo excesivo de trinque o drogas, la hipertensión arterial, los niveles de colesterol elevados en linaje, la diabetes, la obesidad, la vida sedentaria, las dietas ricas en sal y en grasas, el estrés y las enfermedades del corazón, como por ejemplo la fibrilación auricular.

La prevención primaria del ictus se apoyo en la identificación y modificación de estos factores de peligro para evitar el ACV cuando aún no ha ocurrido.



Alerta con los síntomas

Si una persona llega a tener varios de los siguientes síntomas debe ir inmediatamente a un centro de atención médica, pues pudiera estar sufriendo un ictus:

Pérdida de fuerza en la cara, remo y/o pierna de un flanco del cuerpo, de inicio rápido.

Trastornos de la sensibilidad, sensación de “hormigueo” de la cara, remo y/o pierna de un flanco del cuerpo, de inicio súbito.

Pérdida rápida de la visión parcial o total, en uno o los dos luceros.

Variación repentina del palabra y dificultad para expresarse.

Dolor de inicio de inicio súbito, de intensidad inhabitual y sin causa manifiesto.

Sensación de vahído intenso, inestabilidad, desequilibrio o caídas bruscas inexplicadas.

Expertos recomiendan aparecer a centros preparados para atender dichas emergencias. En Venezuela, este tipo de unidades están situadas en Caracas, en el Hospital  Universitario y en el Hospital Domingo Luciani en El Llanito;  en Maracaibo, en el Hospital Universitario de Maracaibo, y en Maracay, en el Hospital Central.