Vargas Llosa celebró sus 81 años donando libros en Perú

El escritor peruano Mario Vargas Llosa (i) y la gobernadora regional de Arequipa, Yamila Osorio (i), conversaron este martes durante una ceremonia de donación de libros de la biblioteca personal de Llosa en la ciudad de Arequipa (Perú). El escritor peruano Mario Vargas Llosa, quien hoy cumple 81 abriles, afirmó que lleva “en su corazón” a Piura, la región del boreal de Perú que ha sido duramente golpeada por las lluvias e inundaciones que han dejado, en las últimas horas, 4 muertos y decenas de miles de damnificados. EFE / Fredy Salcedo

El Nobel de Humanidades Mario Vargas Llosa celebró el martes en Arequipa, su ciudad originario al sur de Perú, su cumpleaños 81 en compañía de su novia Isabel Preysler, una etapa que estuvo marcada por la donación de parte de su biblioteca.

La encuentro a Perú es la primera que hace la pareja al país desde que el autor de “La civilización del espectáculo” se separó de su esposa Patricia Llosa en junio de 2015 e inició un romance con la “socialite”.

“Estoy muy oportuno de retornar a mi tierra luego de dos abriles y medio con motivo de una entrega más de los libros de mi biblioteca a esta hermosa casa donde van a ser alojados”, dijo Vargas Llosa en una ceremonia pública en el centro cultural que lleva su nombre.

Durante su discurso, una estancia oratoria sobre la importancia de la repaso como utensilio de progreso, Vargas Llosa resaltó que “cultivarse a acertar fue la experiencia más importante de mi vida, el mundo se ensanchó, se alargó, se enriqueció. Educarse a acertar fue cultivarse a morar muchas vidas”.

Con esta entrega tengo la impresión que son unos 15 mil libros de mi biblioteca los que se han trasladado a Arequipa, queda otro parte y los que vaya adquiriendo en el tiempo que me quede morar, que espero sea desprendido”, destacó.

El espíritu crítico

“Los libros asimismo generan un malestar y una cierta incomodidad. Ese malestar es el gran motor del progreso y la civilización. El espíritu crítico ha surgido gracias a la ficción”, señaló Vargas Llosa sobre el valía de los textos y la repaso.

“Los libros nos enseñan que por encima de nuestra estado hay otras patrias, que son asimismo las nuestras, que gracias a los libros podemos apoderarnos, ser ciudadanos de ellas, descubrirlas a través de esa experiencia”, agregó el autor de “Conversación en la catedral”.

Según Vargas Llosa, los libros nos descubren “que la humanidad es una sola, que no hay disparate más estúpido que las guerras, que los prejuicios, que los nacionalismos solo sirven para separar a las sociedades y naciones y crear barreras artificiales que muchas veces conducen a la incomunicación, a la violencia y a la hostilidades”.

El juego de libros entregado este martes supera los 7.000 y se agrega a los otros 7.000 que habían sido donados desde que en 2014 Vargas Llosa inauguró la biblioteca que lleva su nombre en una antigua casona del siglo XVIII en Arequipa.

Dicha biblioteca alojará los 30.000 libros que Vargas Llosa decidió donar en 2012 a la ciudad donde nació el 28 de marzo de 1936.

Atención al romance

Vargas Llosa y Preysler acapararon la atención de la prensa tópico en Listón y  en Arequipa, que estuvo irresoluto del pequeño movimiento de la pareja.

Si los peruanos ya están acostumbrados al papel omnipresente de Vargas Llosa en la vida peruana, la presencia de la exesposa del cantante Julio Iglesias disparó a todos los “paparazzis” a la caza de la “novia del Nobel”.

“¿Qué plato de la comida peruana le gustó?”, le inquirió un especie de reporteros el lunes en la caudal peruana, cuando acechó a la pareja a la salida de un taberna.

“La causa (pastel de papa amarilla, condimentado con citrón y ají) y el tiradito (pescado crudo marinado con ají y citrón, suerte de sashimi peruano)”, confesó la “socialite” española, saliendo correctamente librada del clásico examen sobre restauración peruana que suele hacer la prensa tópico.

Vargas Llosa y Preysler permanecerán en Arequipa hasta el 30 de marzo. El miércoles el escritor intervendrá en el foro “América Latina: desafíos y oportunidades”, que organiza la Fundación Internacional para la Atrevimiento (FIL), que él preside.