Venezuela estrenará este año la cinta sobre la masacre de El Amparo

(Foto archivo)

El cineasta Rober Calzadilla estrenará este año en Venezuela su película El Amparo (2016), un filme sobre la mortandad perpetrada en 1988 contra 14 pescadores por parte del ejército venezolano, anunció el director de la cinta durante el Festival Internacional de Cine de Panamá.

El largometraje, de 99 minutos, será presentado a mediados de este año en el pueblo de El Amparo, empleo de donde eran los pescadores, para a posteriori suceder a las salas comerciales de todo el país.

“Las expectativas son abrir en Venezuela con la parentela del pueblo. En este momento yo quisiera que fuera a mediados de año”, dijo Calzadilla a la AFP.

La película ya ha sido presentada en varios festivales internacionales de cine y ha obtenido varios reconocimientos, como el Premio al Mejor Libreto y Mejor Película en la 40 Mostra de Cine de Sao Paulo.

El filme cuenta la historia de 16 personas del pueblo El Amparo que salieron a pescar en 1988 a uno de los afluentes del río Arauca, en el Estado de Apure, en la frontera con Colombia.

Catorce de esos pescadores murieron a manos del ejército venezolano, que los acusó de ser guerrilleros colombianos que atacaron a los militares.

La trama es la lucha entre las autoridades venezolanas por perdurar las acusaciones, mientras que los dos supervivientes buscan demostrar su inocencia.

“Es una película política” que refleja “la vulnerabilidad del ser humano frente al poder”, dijo Calzadilla.

“Al principio queríamos un asunto de conciencia y eso no nos dejaba avanzar. Luego decidimos centrarnos en los seres humanos que pasaron esas circunstancias y nos dimos cuenta que a partir de ahí lo demás venía solo”, añadió.

El filme igualmente plantea la polémica encrucijada entre seguir defendiendo la verdad frente a la traducción oficial, o sucumbir a los ofrecimientos del poder a costa de mentir para obtener beneficios.

“La verdad no da de tomar”, dice una de las esposas de los sobrevivientes a su marido.

De acuerdo con Calzadilla, en su país, envuelto en una crisis política y económica, está creciendo un tipo de director y artistas que ni se sienten representados por el flagrante gobierno de Nicolás Juicioso ni con la competición.

“Esa zona de la mínimo está creciendo y artísticamente está diciendo: estos no me representan pero estos siquiera. La parentela está despertando”, aseguró.