Ventilan EUA, México y Canadá diferencias en negociación del TCLAN 

Al final de la cuarta ronda de negociaciones del TLCAN, realizada en Washington, el representante comercial de la Casa Blanca, Robert Lighthizer, acusó a México y Canadá de rehusarse a aceptar propuestas que permitan reequilibrar los déficits comerciales que son desfavorables a Estados Unidos.

“Todas las partes deben entender esto y ser razonables, si hay una oportunidad de que estas negociaciones sean exitosas”, sentenció.

Lighthizer se declaró “sorprendido y desengañado” de que tanto México como Canadá hayan rechazado incluso propuestas que ya habían aceptado en las negociaciones del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP).

“Entiendo que a posteriori de muchos abriles de tener beneficios unilaterales, sus empresas se han vuelto dependientes de las preferencias especiales y no sólo de las ventajas comparativas”, remató.

El secretario mexicano de Crematística, Ildefonso Guajardo, respondió que lo que para Estados Unidos es intransigencia, para México es “sensatez”, y dejó en claro que hay límites para los tres países.

“No vamos a poner en la mesa el interés doméstico”, dijo en rueda de prensa posterior al lucha trilateral.

Guajardo señaló que la propuesta de Estados Unidos de incluir una cláusula de agonía cibernética del TLCAN cada cinco abriles es inadmisible para México, porque representaría la “asesinato súbita” del acuerdo.

Asimismo, se pronunció en contra de la propuesta de Estados Unidos para eliminar el capítulo 10 del TLCAN, sobre resolución de disputas.

Guajardo reconoció que el tono de Lighthizer es en sí mismo una parte de la logística de negociación de Estados Unidos, aunque dijo que nunca se deben tomar a la ligera los pronunciamientos de los presidentes, aludiendo al interés del mandatario estadunidense Donald Trump de matar con los déficits comerciales.

Durante el lucha trilateral, Guajardo dejó en claro que México continuará trabajando en averiguación de soluciones creativas y constructivas.

“Necesitamos entender que todos tenemos límites, a pesar de las diferencias que tenemos hoy, debemos asegurarnos que las decisiones que tomemos hoy no regresen a cazarnos mañana”, señaló.

Por su parte, la canciller de Canadá, Chrystia Freeland, sostuvo que algunas de las propuestas de Estados Unidos buscan “retroceder el temporalizador” en 23 abriles de comprensión y colaboración en el TLCAN.

“En algunos casos, estas propuestas van en contra de las reglas de la OMC. Esto es problemático. No podemos olvidar que el TLCAN ha permitido la creación de sofisticadas cadenas de abasto, que nos han permitido hacer cosas juntos y venderlas al mundo”, indicó.

Freeland aludió que en ningún sector es más trascendente esto que en el automotriz, por la intención de Estados Unidos de asignarse un contenido de 50 por ciento para todos los vehículos producidos por los tres países.

“La propuesta desquiciaría severamente la esclavitud de abasto, haciendo a los fabricantes de Norteamérica menos competitivos en relación con las importaciones de fuera de la región y pondrá en aventura decenas de miles de empleos en toda Norteamérica”, señaló.

Freeland igualmente expresó su concurso a la intención de Estados Unidos de desaparecer el capítulo 19 del TLCAN. “De la misma forma que las bardas hacen buenos vecinos, un mecanismo de resolución de disputas hace buenos socios comerciales”, insistió.

A pesar de las diferencias, Estados Unidos, México y Canadá reportaron avances en algunos temas y expresaron su compromiso de alcanzar un acuerdo “en un bastante periodo de tiempo” incluso hasta el primer trimestre de 2018

Entre las áreas con progresos, destacaron la concreción sustancial de las discusiones en el Capítulo de Competencia, y avances en aduanas y facilitación comercial, comercio digital, prácticas regulatorias y sectores anexos, señalaron en una enunciación conjunta.

Lighthizer, Guajardo y Freeland acordaron reunirse en la Ciudad de México del 17 al 21 de noviembre, para la finca ronda.

Lighthizer, Guajardo y Freeland reconocieron sin confiscación que algunas de las propuestas que han creado “retos” y existen “brechas conceptuales significativas” entre los tres países, por lo que pidieron a sus negociadores apañarse “formas creativas” de estrechar las diferencias.

Los jefes negociadores comerciales prevén por otra parte reunirse en diciembre en Washington, sin la presencia de los ministros y nuevamente en Canadá en enero a nivel ministerial.